bannerhead temas

Listado de temas

Acá dejo a tu disposición un listado de temas, el que espero incrementar Dios mediante. Deseo que te sean de gran bendición. No dudes en recomendar el artículo. además de dejar un comentario. Dios te guarde. LISTA DE TEMAS


Dios ama al pecador pero aborrece el pecado

15. 12. 19
Visitas: 2355
 
Diosamaalpecador
¿Será verdad?
Esta frase se le atribuye a Mahatma Gandhi, el hinduista indio, que gracias a su lucha de resistencia pasiva y desobediencia civil, se ganó un sitial en la historia, no sólo en su país, sino tambien a nivel mundial. Hay una vasta información sobre él en internet.
Respecto de esa frase, algunos piensan que la tomó prestada de San Agustín de Hipona, de su libro ‘La Ciudad de Dios’; pero para el caso nuestro, debe sernos indistinto su creador o de donde la tomó; lo que sí importa, es que esta frase ha hallado cabida en el mundo cristiano, y a través de los años a adquirido tal fuerza, que no son pocos los predicadores que la repiten en forma desmedida, provocando, a fuerza de repetición, que se instale cómodamente en nuestro lenguaje habitual cristiano.
Hay muchas frases lanzadas desde los púlpitos, que son recibidas con un gran amén; que tal vez, por confiar en el predicador, porque es un "ungido del Señor", lo damos por sentado, lo que nos resulta muy cómodo, ya que nos evita la molestia de abrir la biblia y certificar que lo que dice el "ungido" es real. Además de la frase, motivo de este tema, tambien hay otras que oímos y sumamos, sin asco, a nuestro vocabulario espiritual, por ejemplo: Que Dios tiene un plan B, Ayúdate que yo te ayudaré, somos probados como el oro en el crisol, que a Dios no tienes que entenderlo sino obedecerlo, etc. naturalmente el ser confiados, convenientemente, nos deja en una muy mala posición, derechamente, haciendo el ridículo respecto del conocimiento de la Palabra.
DEFINICIÓN DEL PECADO Y EJEMPLOS
Del pecado podemos hablar mucho y nombrar fácilmente algunos, sin embargo es dificil definirlo; lo que sí, pienso, y sin temor a equivocarme, que el pecado es, cualquier pensamiento, palabras o actos contrarios a la voluntad de Dios expresada en las Sagradas Escrituras; estas nos entregan una amplia información del lineamiento divino, al cual debemos sujetarnos.
Pudiéramos creer, en principio, que el pecado es solamente un acto concebido, llevado a cabo, palpable o visible; que sería, en definitiva, la úníca forma de acusar el pecado; pero fíjese que hay otro, del que no hay evidencias, el que sólo está en la mente del que lo comete; sería imposible para nosotros juzgar ese pecado si no hay constancia de ello, a menos que la misma persona lo declare.
En la vida común, un sospechoso de algún crimen, se puede "reir de los peces de colores" si no hay evidencia física o testimonial, que afirme que él es el autor material o intelectual del delito; a menos que..., a menos que él mismo se declare culpable. Pero en el Señor, cambia radicalmente la situación; el Señor no espera que este se declare culpable de tener pensamientos que ofenden la santidad de Dios, aunque sí quisiera escuchar al hombre reconocer su pecado. Deberíamos tener claro, que aunque somos una creación compleja, de acuerdo a como estamos conformados, Dios nos conoce, pues él es omnisciente (Omnisciencia es definida como “el estado de tener un conocimiento total, la cualidad de saberlo todo. Omnisapiente” ) y conoce todo lo que pasa por nuestra mente.
Hebreos 4:12-13 "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz,...y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta".
1Crónicas 28:9 "Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos..."
Jeremías 11:20 "Pero, oh Jehová de los ejércitos, que juzgas con justicia, que escudriñas la mente y el corazón,..."
Ejemplo de pecado de pensamiento:
Mateo 5:28 "Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón"
¿Podemos leer la mente y juzgar que el hombre cometió adulterio en su corazón? ¡No, no podemos! ¡Pero el Señor, sí! Ël vió las intenciones de su corazón y juzgó que el hombre pecó. El individuo no emitió ninguna palabra, sino que internamente fantaseó con ella y la codició. Aclaremos algo, el pasaje no dice que si miramos a una mujer pecamos; sino, "para codiciarla".
Quiero contarles de un caso relacionado al tema; hace años estaba junto a un hermano en la fe, en la puerta de un local comercial, en Temuco; él era el predicador principal en su congregación, mientras estábamos en silencio, vimos que se acercaba una mujer de bonita figura y un caminar muy agraciado, pasó por nuestro lado, y ya sólo se podía ver su espalda, el gesto indisimulado del hermano, que se volcó a mirar su parte posterior, me llamó la atención, pero, peor aún, lo que exclamó dejó al descubierto lo que había en su corazón, dijo: "Me perdonará el Señor, pero... lo que es bueno, !Es bueno!". No había forma que yo pudiera juzgar lo que pasaba por su mente, a menos que él lo declarara, y...¡lo hizo!.
Un alerta para el que mira sanamente, no ande por la vida, ni siquiera "mirando sanamente" a la mujer como admirando, no más, su belleza y sus atributos físicos y sin pecar, no sea que se acostumbre y...¡Ya tu sabes! Gálatas 6:7 "No os engañéis; Dios no puede ser burlado".
Hay otro pecado, del que poco se habla en las iglesias, su nombre es OMISIÓN; Omisión es la abstención de hacer o decir algo. ¿Ser acusado de pecado sin haber hecho nada? ¡Pobreciito! Parece mentira, pero es una gran verdad.
Santiago 4:17 "y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado". Leer 4:13-17
Este pasaje alude a los soberbios, a los que no quieren reconocer que son "neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece", sin considerar al Dios que profesan, en sus planes, y programan viajes o negocios y se abstienen de decir "Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello"; el pasaje lo llama Jactancia. Jactarse de que estarán vivos al día siguiente, sin considerar que la soberanía de Dios en sus vidas incluye su decisión de concederles ver la claridad de un nuevo día o no. La abstención de reconocer y aceptar nuestra dependencia de Dios, es pecado. Sabiendo esto, nunca más deje de decir ¡Si el Señor quiere!
Otro ejemplo de abstención es el que sufrí a principios del año 2014. Estando en la iglesia (donde me congregaba anteriormente) se generó una discusión por causa de un tema muy sensible, como es "El vestir de la mujer cristiana" (puede leerlo aquí http://www.desdemiangulo.com/index.php/temas/11-el-vestir-de-la-mujer-cristiana), tema que escribí y entregué a cada una de las hermanas. Al par de semanas, se generó una discusión, en la que recibí un ataque desproporcionado de algunas mujeres, incluída la esposa del pastor (o patrón) de la congregación, este se abstuvo de todo, no pronunció una palabra, ni a favor ni en contra, en todo momento guardó silencio; terminado el servicio, tuve una conversación con él, estando su esposa presente, y él me dijo que habiá leído mi escrito en su casa, junto con su esposa y otros integrantes de su familia, y daba fe de que el tema es ajustado a las Escrituras, entonces yo le pregunté porque no dijo nada, teniendo presente que si él encontró que mi escrito era bíblico, pudo parar de una vez el ensañamiento de algunas mujeres, incluída su esposa; él contesta que lo hizo por prudencia "el hombre prudente guarda silencio" Proverbios 11:12. Yo tengo mi propia opinión, y porque lo conozco, digo, que él quizo congraciarse con la hermandad, guardando silencio. Le hice ver que eligió una palabra muy bonita para definir su fea actitud ¡Prudencia! pero le tenía una mala noticia, y era que acababa de cometer un pecado, el pecado de omisión. Pudo hacer lo bueno, y no lo hizo; decir lo mismo que me dijo a mí, que leyó mi escrito y encontró que era bíblico, y hubiera parado la situación, así que tambien hubiese sido criticado; pero eligió lo malo. Guardó silencio y Pecó.
Hay muchos otros pecados mencionados en las Sagradas Escrituras, nombrarlas nos llevaría mucho tiempo, aunque obtendríamos un gran listado. ¡No estaría mal el ejercicio!.
No quiero dejar pasar el pecado de anteponer una experiencia, a la Palabra de Dios. Esto es elevar su vivencia a la categoría de mandato bíblico; por ejemplo: Un hermano le habló con "autoridad de lo alto" que debía presentar a sus hijos al Señor, usted lo lleva a cabo, y en vista del gozo profundo que experimentó, comunica a la iglesia, que esa es la voluntad de Dios para todos los cristianos, le pregunto ¿Está usted seguro que esa es la voluntad de Dios? ¿Afirma la Palabra que los niños deben ser "presentados"? Lamento decirle que hizo el papelón, porque no hay tal mandato. Si usted fuera un fiel lector de las Escrituras, rechazaría de plano la indicación del tal hermano, por no tener sustento bíblico, y por querer implantar algo como si fuese Dios quien lo demanda. No porque tengamos una "linda experiencia", significa que tenemos la anuencia Dios, para establecerla como mandato.
EL AMOR DE DIOS Y EL PERDÓN DE PECADOS
Es sabido, por toda la iglesia, el amor tan grande de Dios por el hombre, que el versículo que resume ese amor lo aprendimos de memoria Juan 3:16 "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna", y agrego el verso 17 "Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él" Podemos ver lo inmenso del amor de Dios, y esto no merece ninguna duda, pero... las cosas como son. La redención del hombre debía llevarse a cabo una sóla vez y a un precio muy alto.
Antes creo necesario definir dos términos importantes, que todo cristiano debería saber. La REDENCIÓN y la REMISIÓN. Estos no son lo mismo. Cuando se nombran, no se hace la diferencia que hay entre ellos; y esto conduce a confusión, lo que lleva a citar indistintamente el uno o el otro, y curiosamente todos "lo entienden".
En términos simples, Remisión es el fruto de la suma de tres componentes: El prefijo “re-“, que indica “hacia atrás”. El término “missus”, que puede traducirse como “enviado”. El sufijo “-sión”, que se usa para hacer referencia a “acción y efecto”.
El sacrificio de Cristo, remite al hombre a un estado de gracia, liberándolo de la esclavitud del pecado. Enviando al hombre a "otro lugar"; pero...no tan rápido, para que eso ocurra hay que pagar un precio ¡Un alto precio!. Aquí opera la Redención. y esto es el pago por la liberación de la esclavitud del pecado; el precio es sangre. Levítico 17:11 "Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona". Aunque esto pertenece a la ley, fue dado por Dios al pueblo de Israel, y no escapa a la obligación que debía asumir Cristo para la redención del mundo; no debemos olvidar que el Señor dijo en Mateo 5:17 "No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir". El Señor Jesús, debía cumplir la ley, y Él lo sabía; dice Hebreos 9:22 "Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión".
Ya lo tenemos claro, para que haya remisión, tiene que haber redención, el pago por liberación. Hebreos 9:26 "...ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado"
Es imposible no entender el amor de Dios por el mundo. Podemos afirmar entonces que Dios ama al pecador ¿Pero como es que aborrece al pecado? ¿Acaso el pecado se crea a si mismo, o funciona sin la intervención del hombre? Pienso que el pecado no es, hasta que uno lo da a conocer, Santiago 1:15 "Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado". Ejemplo práctico, es imposible que un policía detenga al automovilista y le pase un parte, porque supone que este tenía la intención de cruzar con luz roja. ¡Es ridídulo! ¡La falta no existe! De la misma manera, el pecado no existe si no se ha dado a luz (No pase por alto la omnisciencia de Dios); y cuando ese pecado se dió a luz, no espere que Dios se abalance contra ese inmundo pecado y abrace amorosamente al que lo cometió. ¿Usted es de los que piensan así? Sería la única forma de entender que, Dios ama al pecador, pero aborrece al pecado. Piense un momento, el pecado no existiera sin la intervención del hombre. Tenga la seguridad, que la buena relación que debiera existir entre Dios y usted, está supeditada a su fidelidad, no olvide que es usted el que vive en un cuerpo de carne, usted es el que peca, no es Dios; su santidad y fidelidad son incuestionables, Romanos 3:4 "antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso" Así es que si usted peca, reconozca que es usted el que trizó la relación con Dios, y que es usted el que merece una sanción. 1Juan 3:6 y 9 "Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido" "Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios".
Ahora, si usted permanece en Él, tenga plena seguridad que le ama, pero, si al contrario, usted practica el pecado, sepa que Él le aborrece ¿Es posible eso? ¡Claro que sí! Si usted no lo cree, no ha entendido la santidad de Dios, ahora está en sus manos revertir esa situación ¿Cómo? con arrepentimiento verdadero, real, genuino; y no olvide que esto requiere mostrar frutos, frutos dignos de arrepentimiento. Tal vez usted se resiste a aceptar lo que planteo, entonces déjeme esbozarlo de otra forma, Si usted permanece en él ¿Cuál es su problema? ¡Ninguno!. Pero si usted peca "no le ha visto, ni le ha conocido" ¡Esa es la verdad! Si usted es una nueva criatura, la simiente de Dios (se supone) está en usted, y no puede pecar; entonces...¿Porqué peca?.
Para alivianar un poco este peso, le diré que las Escrituras nos dicen 1Juan 1:10 "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" Así es que usted y yo estamos en la misma situación. Mientras vivamos en este mundo, estaremos viviendo en un habitáculo de carne, y esta carne está contaminada, sucia y corrupta, si no fuera así ¿De que serviría, que nuestros cuerpos fueran transformados para salir al encuentro del Señor? considere, que ninguna cosa inmunda entrará al reino de los cielos. Recomiendo leer Romanos 7.
Teniendo presente el amor de Dios, indicado en Juan 3:16, dice, parafraseando, que el amor de Dios por el mundo, por la raza humana, era tan grande, que redimir al hombre tenía un costo altísimo, que no había en la tierra, algo o alguien con la pureza que se requería para salvar a la humanidad, ya que todos estabamos en la misma condición pecadora, la única opción posible, era enviar a su único Hijo, con la dolorosa pero sublime misión, de redimir al mundo, pagando, por cierto, ese alto precio, su sangre bendita. ¡Efectivamente Dios ama al pecador! ¿Cómo es, entonces, que al mismo tiempo Dios aborrece a ese pecador? Dios aborrece el pecado, pero tambien, al que lo comete. Romanos 3:23 "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" El pecado nos separó de Dios, y había cero posibilidad de relacionarnos con Él, menos aún, habitar junto a Él en el reino de los cielos, por toda la eternidad. Cristo, con su glorioso sacrificio, nos reconcilió con Él ¿Todo el mundo se reconcilió con Dios? ¡No!
La salvación del hombre pasa por confesar el nombre del Señor Jesucristo, porque fué Él el que derramó su sangre por todo el mundo, y esa sangre es la que reconcilia al mundo con el Creador. ¡Así de simple!
Marcos 16:16 "El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado".
Romanos 10:9-11 "que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo"
Juan 3:18-20 “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas”
¿De qué parte viene el desamor, de Dios o del hombre? ¿Quién aborrece a quién?¿No dejó Dios -y está aún- abierta la posibilidad de la salvación de todo el mundo? ¿Acaso el pasaje de 2Pedro 3:9 "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento" no está mostrando el profundo amor de parte del Padre?
¿Que se puede esperar del hombre, sino que aflore su naturaleza pecadora?
Génesis 6:5 “todo designio de los pensamiento del corazón de ellos es de continuo solamente el mal”
Romanos 1:21 “Pues aunque conocían a Dios, no le honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido.”
Salmos 53:1-3 "Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, e hicieron abominable maldad; No hay quien haga bien. Dios desde los cielos miró sobre los hijos de los hombres, Para ver si había algún entendido Que buscara a Dios. Cada uno se había vuelto atrás; todos se habían corrompido; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno"
Es justo considerar, tambien, la naturaleza de Dios, su Santidad.
Salmos 5:4-5 “Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el malo no habitará junto a ti. Los insensatos no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad.
Salmos 7:11 “Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días.”
Proverbios 11:20 “Abominación (Repugnancia, Repulsión, Rechazo, esto es mío) son a Jehová los perversos de corazón; más los perfectos de camino le son agradables.”
Romanos 1:18 “Porque la ira de Dios se revela (se muestra, se da a conocer, esto es mío) desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad.”
1Pedro 3:12: “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal”
Entonces, conforme a lo que dice en 1Juan 1:10 "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros", los cristianos son pecadores ¿Los aborrece Dios? ¡No! 1Juan 1:9 "Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad". Esta "garantía" es propia del cristiano, aunque no nos autoriza a pecar deliberadamente; Dios espera de sus hijos, que vivan santamente. La diferencia con el hombre que no ha aceptado a Jesús como su Salvador, es que no tiene quien le justifique; es esclavo del pecado.
Conclusión: Es imposible pensar, que Dios aborrezca el pecado, sin aborrecer al que lo comete.
El hombre elige libremente, la vida o la muerte; estar con el Señor o estar contra Él.
El más grande testigo, que el hombre pecador tendrá en su contra, el día del juicio, será su propia decisión.
Dios les guarde.
Por Daniel Neveu Pedreros – Temuco, Chile
Sitio web: http://www.desdemiangulo.com
Facebook: Cristianamente Hablando

 

Comentarios  

TECNICO
0 #1 TECNICO 13-06-2019 13:54
¡Muchas muchas gracias por colaborar toda la increíble aviso!
¡Estoy ávido por ver más publicaciones!

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar